Corporativo Inalarm
(55) 5017-0000 | 19/11/19  T.C.$19.2063 MXN    Actualización  diaria tipo de cambio 9:15 am.

Big Brother de la vida real.

Big Brother de la vida real.

Así es, de manera maquiavélica y como el peor augurio de Orwell en su novela “1984”, existe la capacidad del gobierno de observarte a tal grado de calificar tu conducta y así permitirte hacer o no cualquier actividad que desees.

El gobierno de China, o también conocido como la inspiración de algún capítulo de Black Mirror, presentó un programa llamado “Sistema de Crédito Social”, pero no es un programa de desarrollo social o algo similar, pareciera lo contrario, pues, a pesar de no haber entrado completamente en vigor (lo que será hasta el 2020), ya hay 7 millones de castigos.

Este sistema califica diversos aspectos de la vida cotidiana, como las compras que realizan, el uso del tiempo, los amigos, etc. ¿Las consecuencias? Si tu calificación te resulta como “no confiable”, tus hijos no accederán a escuelas de prestigio, no podrás viajar y hasta limitar el uso de internet.

Es una medida de seguridad pública que ha tomado el gobierno oriental para poder garantizar el libre tránsito de las personas “confiables” limitando los movimientos de los no confiables.  Sin duda las distopías de ficción están siendo superadas por la realidad; ¿por qué distopias? Recordemos que es un término que nace como respuesta a la palaba “utopía” que quiere decir “el lugar deseable, por lo tanto, distopía es “un lugar indeseable” y es que, puede parecer tentador que “sólo los buenos” puedan ser libres, pero debemos tomar en cuenta que, quien determina quién es confiable y quién no, es el gobierno, por lo cual, cualquier cuestión que no le parezca correcta al gobierno, puede dar una mala puntuación, ya sea criticar al gobierno, hablar mal de él o, incluso, tener amigos que hablen mal del gobierno.

¿Cómo lo logran?  Millones de cámaras de videovigilancia con reconocimiento facial, observan, graban y juzgan.  También desde la actividad telefónica, el monitoreo de comportamiento por internet, por lo que requieren la cooperación de los operadores de telecomunicaciones. También se valen de registros financieros, documentos fiscales y educativos.

Estos datos, aunados a la inteligencia artificial de las cámaras, permiten métricas precisas para el control social que pueden ser replicados por gobiernos totalitarios alrededor del mundo.

Este hecho se compara con los puntajes financieros impulsados por William Fair junto con Earl Issac en Estados Unidos, sistema tal que es la base de la mayor parte de los préstamos a civiles estadounidenses, pero con el plus de las métricas a partir de otros datos recopilados.

Se reporta que, de los 13 millones de personas monitoreadas en la ciudad de Suzhou, sólo el 12.5% (aproximadamente) tiene un porcentaje superiora los 100 puntos, lo cual sería una puntuación “confiable” y solo 4, 731 por debajo de los 100, lo cual sería un resultado negativo; es decir, cerca de 11 millones de personas se mantienen en a línea base.

Este sistema tiene un gran problema, las personas de sectores sociales bajo, puede romper las reglas con mayor facilidad sin darse cuenta lo cual traería como consecuencia que no tengan acceso a préstamos de baja tasa de interés y en general a una mejor condición de vida.

A pesar de ya estar parcialmente funcionando, no es aceptado ni reglamentado, aún, de manera nacional y pareciera que los factores políticos y económicos externos podrían detener el desarrollo de este proyecto ya que puede mermar el crecimiento de empresas que tienen negocios alrededor del mundo.

Sobre el autor

Nayeli subscriber

Deja un comentario